Modificación al programa de “Memorias en la Tierra Media” en el Bosque de Tláhuac

Ξ November 12th, 2010 | → 0 Comentarios | ∇ Avisos de Próximas Actividades, J.R.R. Tolkien |

Estimados tolkiendili, por causas ajenas a la STM,AC, les comunicamos que hay *cambios en la programación* de las actividades del evento “Memorias de la Tierra Media”.

Nuevamente les compartimos los horarios del programa. La proyección se llevará a cabo en la Sala de Artes y el resto de las actividades en un espacio abierto.

La *Sociedad Tolkiendili de México*, *A. C*. y el *Instituto Tecnológico de Tláhuac III*, invitan al público general al evento:

*”Memorias de la Tierra Media”*

A realizarse el Domingo *14 de noviembre *de 2010 a partir de las *11:00 hrs*. en la *Sala de Artes del Bosque de Tláhuac. *Ubicado en Av. Turba s/n, Col. Miguel Hidalgo Delegación Tláhuac. C.P. 13200.

*Entrada Libre*

*Programa:*

*11:00* Bienvenida
*11:30* Cine-Debate “El Retorno del Rey” Dir. Peter Jackson (2003) (Sala de proyección)
*15:40* Charla “Tolkien vida y obra”
*16:20* Presentación del Taller de Música de la STMAC: “De elfos, hobbits y canciones”
*17:30* Demostración de esgrima medieval

La entrada es libre ¡Los esperamos!

 

Memorias de la Tierra Media en el Bosque de Tlahuac

Ξ November 6th, 2010 | → 0 Comentarios | ∇ Avisos de Próximas Actividades |

La Sociedad Tolkiendili de México, A. C. y el Instituto Tecnológico de Tláhuac III, invitan al público general al evento:

“Memorias de la Tierra Media”
A realizarse el Domingo 14 de noviembre de 2010 a partir de las 12:00 hrs. en el Bosque de Tláhuac. Ubicado en Av. Turba s/n, Col. Miguel Hidalgo Delegación Tláhuac. C.P. … 13200.

Programa:

12:00 Bienvenida
12:30 Charla “Tolkien vida y obra”
13:30 Presentación del Taller de Música de la STMAC: “De elfos, hobbits y canciones”
14:40 Cine-Debate “El Retorno del Rey” Dir. Peter Jackson (2003)
17:15 Demostración de esgrima medieval

La entrada es libre.

 

Calaveritas Tierramedieras

Ξ November 2nd, 2010 | → 0 Comentarios | ∇ Avisos de Próximas Actividades |

…y aquí están las calaveritas que enviaron los concursantes.

CALAVERA PARA JRR TOLKIEN
Por Gaby Izquierdo

Hace mucho tiempo un joven hombre soñó,
un sueño de elfos y hombres de Numenor,
batallas y gestas de heroes de gran valor,
y una tierra lejana, llamada Valinor.

Por años trabajó y trabajó, hasta que un día
(como a todos) la muerte lo alcanzó,
sin embargo ese sueño a muchos nos lo heredó.

A través de su vida la Tierra media había sido parida
y con esto Tolkien envió a la parca de vuelta a su triste guarida.

Hombre de gran valor que sobre la muerte triunfó,
pues el olvido ya nunca lo alcanzó.

Descanse en paz con todo el honor,
nuestro muy querido profesor.

CALAVERA A SAURON
Por Aisling

Traigo tan mala noticia
que merece ser cantada:
A Sauron, por estulticia
se lo cargó la… ¿muerte?

Como se creía invencible
se forjó ese Anillo viejo
con poder inasequible;
habrá que ser tan… ¿menso?

Pensó que lo desearían
como a la prohibida fruta,
y que no lo destruirían
todos los hijos de… ¿su mamá?

Pero le salió mal todo,
pues un valiente Mediano,
por supuesto, hablo de Frodo,
le fue a pegar por el… ¿trasero?

CALAVERITA TIERRAMEDIERA
Por Baya de Oro

La noche del día de muertos,
los tolkiendili estaban leyendo,
historias de algunos guerreros,
que poco a poco fueron cayendo.

Enanos, hobbits y hombres,
deseados por muerte eran,
pero los condenados elfos,
¡Ah! Qué fastidiosos le eran.

Pues en lugar de irse con ella,
en sus naves se escapaban,
hacia los puertos grises,
para habitar su nueva morada.

Triste la muerte lloraba,
pues su colección no completaba,
y tuvo que conformarse
con disfrutar sus historias cantadas.

CALAVER TOLKIENDILI
Por Ithildil Elenluin Eldithil

Cierta noche de lecturas
entre algunos tolkiendili;
de tragedias, de locuras,
el relato, “Hijos de Húrin”.

Los lectores se turnaban
en narrar aquesta historia.
Como en muertes abundaba,
Doña Muerte, sin demora,

vino a ver si a sus labores
se les daba la importancia,
si su empeño y sus “favores”
se leían con elegancia.

Satisfecha hasta el momento
se encontraba la Invitada,
y muy llena de contento
disponía su retirada.

Mas a Ithildil, ¡oh ironía!,
tocó el turno de narrar,
un pasaje al que debía
con buen tono pronunciar.

Quizá habíase decidido,
por Destino o por Azar,
o por Mandos, sea quien fuere,
no saberlo declamar.

Y la Muerte, ya colérica,
en su saco lo metió,
lo llevó a tomar retórica
como a nuestro Profesor.

CALAVERA A BILL HELECHAL
Por Edd – Smaug

Estába Bill Helachal,
sentado frente a un sucio hostal.
Molestando a la gente se deleitaba,
bebiendo cerveza en el poney pisador,
donde nadie lo apreciaba.

Un buen día llegaron los hobbits viajeros,
con las barrigas vacías y los cabellos revueltos.
Tenían una importante misión,
llevar el anillo a Rivendel,
para que se tomara una importante decisión.

Pero bill helechal los molestaba,
y en el poney pisador aguardaba.
Y en las bodegas de Cebadilla Mantecona,
una dura y fría manzana le aguardaba.

Los hobbits le pidieron a terronillo,
y el se negó a entregarlo,
Y dijo:
-Por esas piezas de oro, es como regalarlo,
además unos tontos hobbits no sabrían ni como montarlo.

La noche anterior la muerte se lo topó,
en los oscuros bosques de jinete negro se disfrazó,
Bill Helechal al señor Frodo Bolsón delataba,
y la muerte huesuda atenta y callada escuchaba.

Cuando hubo terminado la muerte se quitó el disfráz
y los pantalones de Bill se mojaron,
su pobre vejiga no pudo más.

-A los hobbits no has de molestar,
o si no conmigo te he de llevar.

-Perdoneme señora muerte, no lo quise hacer!
Y corriendo el pobre diablo a su casa se fué a esconder.

Al día siguiente los hobbits compraron al poney terronillo,
pero su precio nunca bajó, ni siquiera un poquillo.

Bill helechal se mofaba en sus adentros,
y de la advertencia de la muerte no estuvo atento.
Pero la manzana que en las bodegas de mantecona esperaba,
ahora en la mano de Samsagaz reposaba.
Esa manzana era la muerte,
de nuevo disfrazada.
Con su túnica de gala roja,
y su loción de manzana recién comprada.

Sam Gamyi a la manzana dio impulso,
era un buen lanzador, no le temblaba el pulso.

La manzana con guadaña,
como un bólido viajó,
y la nuca de Bill Helechal,
con precisión despedazó.

Nadie nunca volvió a verlo,
supusieron que huyó.
Pero la verdad es que en ese momento,
la muerte se lo llevó.

Tan tan.